Seguridad laboral y protección de la salud

Indicaciones de seguridad

Peligros mecánicos/físicos:

Las herramientas de corte y los soportes se pueden fragmentar durante el uso.

Las virutas de metal pueden alcanzar altas temperaturas y presentar bordes afilados. No deben moverse manualmente. Las virutas pueden provocar quemaduras en la piel y lesiones oculares.

Antes del uso, asegúrese de que la plaquita de corte y la pieza de trabajo se encuentren correctamente fijadas en su soporte de forma que no se suelten durante el proceso de mecanizado. Un voladizo excesivo puede provocar vibraciones y la rotura de la herramienta.

Lleve siempre equipos de protección adecuados y asegúrese de que todos los dispositivos de protección y bloqueos de seguridad estén disponibles y activados antes y durante el funcionamiento. No utilice BAJO NINGÚN CONCEPTO herramientas o productos con indicios de daños. En ese caso, devuelva el producto al lugar apropiado para reparar, reciclar o sustituir.

Utilice dispositivos protectores adecuados o carcasas de máquinas para contener de forma segura partículas, como las virutas o los elementos de corte, que puedan desprenderse. Utilice siempre un equipo de protección individual adecuado.

Peligros por polvo y vapores:
los productos y herramientas de metal duro no deben reafilarse antes de tomar las medidas de seguridad pertinentes para fijar el polvo metálico y evitar la exposición al polvo (p. ej., mediante la ventilación y los equipos de protección individual). Durante los trabajos de afilado, corte, cocción y soldadura de productos de metal duro se producen polvo o vapores que pueden inhalarse, tragarse o entrar en contacto con la piel o los ojos. El polvo y los vapores pueden inflamar las vías respiratorias e irritar la nariz, la garganta, la piel y los ojos. En las revistas especializadas se ha insistido repetidamente en el riesgo de contraer enfermedades pulmonares (enfermedad pulmonar intersticial) al inhalar polvo de metales duros. Un estudio de dos años de duración llevado a cabo con ratones y ratas demostró que la inhalación de cobalto produce cáncer.

Peligros derivados del contacto con la piel:
Los productos de metal duro no recubiertos pueden provocar reacciones alérgicas en caso de permanecer en contacto con la piel de forma prolongada. Durante el manejo de productos y herramientas de metal duro se debe procurar utilizar, por ejemplo, guantes para reducir el riesgo de sufrir una reacción alérgica en la piel como consecuencia del contacto directo. Es conocida la tendencia del cobalto y el metal duro a producir reacciones alérgicas en caso de exposiciones continuadas. En personas sensibles, pueden provocar síntomas asmáticos o eccemas.

Por tanto, es importante que lea y observe la hoja de datos de seguridad o la información sobre seguridad de su producto antes de utilizarlo.

Medida preventivas:

  • Evitar la formación y la inhalación de polvo. Emplee un dispositivo de aspiración apropiado para mantener la exposición personal por debajo de los valores límite establecidos a nivel nacional.
  • Si no es posible ventilar o la ventilación es insuficiente, emplee mascarillas respiratorias autorizadas.
  • Evitar el contacto con la piel. Llevar guantes apropiados. Después de un mecanizado, lavar a fondo la piel.
  • Llevar ropa de protección adecuada. Lavar la ropa en caso necesario.
  • No comer, beber ni fumar en el área de trabajo. Antes de comer, beber o fumar, lavar a fondo la piel.
  • En caso necesario, utilizar gafas de protección o gafas con protección lateral.
  • Lleve siempre equipamiento de protección adecuado.
  • Utilizar las máquinas únicamente si todos los dispositivos de protección, bloqueos de seguridad y otros dispositivos de seguridad necesarios se encuentran disponibles y en disposición de funcionar.
  • NO utilizar productos ni herramientas dañados.