Con energía para una mayor rentabilidad

Engranaje

El engranaje de una instalación de energía eólica está formado por varios componentes complejos cuyo funcionamiento debe estar perfectamente coordinado entre sí y no presentar fricciones para garantizar un aprovechamiento máximo de la energía.

 

La caja de engranaje, con una forma complicada, no facilita su fijación. A ello se unen las vibraciones que pueden producirse en el mecanizado por desprendimiento de viruta.​​

En el portasatélites se fijan los piñones satélites. Constituye la unión entre los piñones centrales, el planeta y la corona interior. En el mecanizado se realizan operaciones de fresado y torneado.

​​

La corona interior del engranaje sirve para la conversión un número de revoluciones de entrada bajo (rotor) a revoluciones superiores de salida (generador). El diámetro de las coronas interiores se encuentra normalmente entre 1000 y 2500 mm. En el mecanizado es especialmente importante un trabajo de fresado del dentado óptimo y exacto respecto a la forma para reducir al mínimo los costes de proceso posterior (amolado).

El soporte del par de giro se fabrica en fundición de grafito esferoidal. Con este componente, el engranaje se fija a la plataforma para evitar rotaciones con el eje principal y el rotor. Al tratarse de una forma plana y de grandes dimensiones, una fijación correcta es de vital importancia para evitar vibraciones durante el desprendimiento de viruta.

Ofrecemos los procesos de arranque de viruta adecuados para cada componente del engranaje, así como las herramientas de desprendimiento apropiadas.