2020-05-26

La rentabilidad, un asunto redondo

La fresa de copiar M2471 transfiere las ventajas de las plaquitas redondas de una cara a las dos caras, especialmente en lo que respecta a su comportamiento de corte positivo.

Cuando se mecanizan componentes hechos de materiales de difícil mecanizado como palas de turbinas, piezas de engranajes o piezas de motores de la industria energética o aeroespacial, las fresas de plaquita redonda suelen ser la mejor opción. Hasta ahora, se han utilizado principalmente plaquitas de corte de una cara. Con el tamaño de la plaquita de corte RNMX1005M0 para una profundidad de corte más pequeña, Walter lanza una ampliación de la fresa de copiar M2471 al mercado, que por primera vez tiene una plaquita redonda de doble cara con ocho filos de corte. El sistema para fresas de 25 mm de diámetro con ScrewFit, mango cilíndrico o portabrocas es adecuado para el mecanizado de acero, aceros inoxidables y materiales de difícil arranque de viruta. La manipulación fácil y sencilla se logra mediante la indexación sobre la cara del flanco de la plaquita de corte.

 

La fresa de copiar M2471 transfiere las ventajas de las placas redondas de una cara a las dos caras, especialmente en lo que respecta a su comportamiento de corte positivo. Para que esto no sea a expensas de la seguridad de proceso, las placas y el cuerpo están diseñados para garantizar una estabilidad total al utilizar de forma segura los ocho filos de corte. Las características técnicas, así como los ocho filos de corte utilizables, reducen los costes de material de hasta 20 %. Walter ofrece la nueva plaquita de corte en las geometrías «G57: el universal» y «K67: con facilidad de corte», para condiciones de funcionamiento medias o buenas, también en los grados PVD Tiger·tec® Silver WSM35S y WSP45S.


Material imprimible​