2021-03-09

Resistencia y rentabilidad

Walter maximiza la seguridad de proceso y la productividad con el nuevo sistema de torneado de copiado

Con el W1011-P, Walter lanza al mercado un sistema de torneado de copiado que supera ampliamente a los sistemas convencionales en cuanto a seguridad de proceso y rentabilidad. La clave para conseguirlo es el gran aumento de la resistencia en el torneado de copiado con ranuras de salida de hasta 50°. A diferencia de las plaquitas VCMT o DCMT, las nuevas plaquitas de corte de tres filos WL25 del sistema se fijan en el soporte por medio de un prisma en el alojamiento y en la propia plaquita, lo que garantiza la máxima precisión e impide que la plaquita pueda moverse en el soporte. Además de una elevada seguridad de proceso y exactitud gracias al alto grado de precisión de cambio (tanto en el giro de las plaquitas hasta el siguiente filo de corte como en su sustitución), esto permite alcanzar una precisión hasta un 50 % mayor en comparación con las plaquitas ISO. A esto se añade una mayor vida útil de la herramienta gracias a la posibilidad de mecanizado en las dos direcciones de desplazamiento, que permite utilizar los dos filos de corte.

También contribuyen a la rentabilidad las plaquitas de corte WL25 del sistema de torneado de copiado: los tres filos (en lugar de los dos habituales en las plaquitas VCMT), junto con los materiales de corte resistentes al desgaste y la refrigeración de precisión, aumentan la vida útil de la herramienta. Y lo mismo puede decirse de la enorme versatilidad del sistema W1011-P: en un mismo soporte pueden fijarse cuatro tipos de plaquitas (variantes neutral, a izquierda, a derecha y de radio completo) para distintos ángulos de copiado y aplicaciones, lo que permite usarlo con todos los materiales ISO P, M, S y K. Los campos de aplicación potenciales son el copiado (por ejemplo, de ejes de accionamiento, rodamientos, válvulas, etc.) y el torneado dinámico, en especial las operaciones con dirección de mecanizado diferente o variable. Para el usuario, esto se traduce en un aumento de la rentabilidad de hasta el 75  % en una gama de aplicaciones que va desde el acabado hasta el mecanizado medio.